top of page

El reto de escribir misterio

Siempre me ha fascinado el género del misterio. Yo creo que es una herencia genética que empezó hasta donde sé, con mi bisabuelo materno. Él se lo pasó a mi mamá y después ella a mí. Tuve la gran fortuna de crecer en una casa en donde el 70% de los objetos que teníamos eran libros y yo creo que un 40% de ellos eran sobre misterio. Mi bisabuelo me “heredó” ediciones de los 50’s y 60’s de autores como: Agatha Christie, Arthur Conan Doyle, Hitchcock, entre otros. Cuando era una pre-puberta, mi mamá me empezó a comprar libros de Nancy Drew, una detective adolescente en Estados Unidos que resuelve todo tipo de misterios y se mete en todo tipo de problemas, mi sueño era ser como ella. Luego empezó mi obsesión con CSI, mi mamá y yo siempre veíamos todas las versiones diferentes de ese programa e intentábamos deducir quién era el asesino, casi siempre lo resolvíamos. Era tan fan de CSI que cuando cumplí 14, Santa me trajo un kit especial de recolección de evidencia que traía todo tipo de gadgets como: polvo para sacar huellas, sobres de evidencia, cinta de escena de crimen, una lupa (obviamente) y algunas otras herramientas para copiar los procesos que se veían en la serie.




Cuando llegó el momento de escoger mi carrera, nos hicieron un examen vocacional y el primer resultado que me salió fue “Criminología”. No fue una sorpresa pero me enfrentó a tener que tomar una decisión muy complicada, especialmente en un país como México. Terminé escogiendo estudiar cine (algo mucho menos peligroso) y decidí involucrar mi amor por el detectivismo en mi cortometraje de tesis que trata sobre una detective que investiga la desaparición del hombre del clima a media transmisión.


Escribir ese guión ha sido de los retos más complejos que le he puesto a mi cerebro. Entendí por qué son tan fascinantes y emocionantes las historias de misterio. Absolutamente todo tiene que estar perfectamente hilado para que haga sentido y sea viable. Leer o ver una historia de misterio lleva a tu razón por un paseo predeterminado pero que de alguna manera mágica (cuando está bien armado), no se siente predeterminado. Te reta y te emociona y te sorprende y te mantiene completamente envuelto.




Sabía que lo que ya conocía sobre misterio no iba a ser suficiente y que iba a necesitar algún tipo de guía profesional para poder armar a la perfección mi historia. Después de una gran búsqueda encontré el libro de G.K. Chesterton, titulado: “Cómo escribir relatos policiacos”. Me ayudó a entender de dónde viene el género, cómo se estructura y los elementos indispensables que se tienen que usar para que funcione la historia. Sin ese libro no hubiera logrado un guión que funcionara. Cuando vuelvo a leer el guión o ver mi corto puedo notar que me faltó hacer muchas cosas para que fluyera y funcionara mejor pero creo que en el sentido más básico, se logró una historia funcional.





En mi opinión, las personas que escriben buenos misterios son genios de la escritura. Se tiene que pensar en demasiadas cosas, tener demasiadas herramientas narrativas, tener un gran entendimiento del mundo, tener un ingenio gigante, hacer diálogos perfectos, balancear entre lo obvio y lo oculto y muchos otros factores. Si todo lo que tiene que ver con la escritura y la narración es algo que te interesa, te sugiero entrar en el mundo del misterio. Estoy segura que evolucionarás tu narración y tendrás muchísimas herramientas para contar lo que sea.


-Sof

15 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

El fuego

1 Comment


Guest
Jul 08, 2023

Niceeeeeee

Like
bottom of page