La niña de los plumones, reloaded

Me quedo pensando un poco en cómo eran mis apuntes. En cómo era esa niña que si una letra quedaba mal y era el último párrafo, se llevaba el cuaderno a casa para arrancar la pagina y volver a copiar todo con letra bonita y los dibujos que necesitaba para entender.


Siempre llevaron dibujos, no recuerdo mejor forma de aprender para mí que dibujando, siempre buscando la forma que fuera estético y armonioso. Nunca usando colores que salieran de la paleta de color determinada al principio del año escolar, viendo la forma de hacer las portadas llamativas y bonitas.


Al final para mí esto era lo padre, aunque no fueran clases, el tener un cuaderno bonito y armónico era mi forma de plasmar mis sueños.


Ahora que la vida es más tecnológica, encontré un cariño por la aplicación Paper, que me deja tener millones de cuadernos en un solo lugar. Hago mi bullet journal pero puedo borrar, quitar, retroceder, pegar imágenes sin que el pegamento me manche todo, esto es lo mas padre y al mismo tiempo me impulsa a querer usar mi colección de cuadernos sin usar, que tengo apilados para “algún día” dibujar, escribir, o usar de agenda.


No lo sé, algunas veces el perfeccionismo puede ser algo bueno, y en este caso puede ser un factor de miedo para joder un cuaderno bonito. Pero esta forma me impulsa a quitar ese miedo porque aquí sí puedo cumplir con esa expectativa mental que tengo de cómo tienen que ser mis apuntes.


Espero alguien comparta conmigo ser la niña de los plumones, no estamos solxs Cooleros.


Att

- Andi





5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo